Dieciocho de febrero

Nada es tan lejano

como la memoria de los muertos

como el aire que al levantarse, calla.

Nada es tan lejano como la muerte

que entre los dedos

deja sus marcas de fiebre.

Manos en la nada,

todo menos la muerte.

Anuncios