Veintisiete de Diciembre

Moriré un día de Enero

con las lágrimas en la espalda

susurrándome al oído

mil palabras conocidas

de mi voz sin aire.

Anuncios